El Colegio Concepción de Talca es un establecimiento educacional privado que sustenta su Proyecto Educativo Institucional en los principios y postulados propios del Humanismo Laico buscando garantizar el derecho a la educación de todos sus estudiantes mediante la generación de trayectorias educativas acorde a las expectativas de los/las propios/as estudiantes, profesores, familias y del Directorio de la Corporación Educacional Colegio Concepción Talca.

 

¿Qué es el Humanismo Laico?

 

 

Sobre los Valores Institucionales de nuestro colegio comenzaremos con los valores:

  • Tolerancia

    Tolerancia

    “Aceptar que los otros, tengan el legítimo derecho de ser distintos o iguales”
  • Fraternidad

    Fraternidad

    “Los amigos de la fraternidad son el amor, el cariño, la amistad, la filantropía y la tolerancia.”

¿Qué nos señala estos conceptos?

Tolerancia: Es el valor de concebir y aceptar que la experiencia de descubrir el sentido profundo de la vida tiene para el ser humano diversos y variados caminos. Para muchos son las religiones con su fe, sus ritos purificadores, sus santos y sabios, sus textos sagrados, para otros, los caminos conducentes a la luz interior son fruto de otras comunidades y experiencias, a veces, menos colectivas, más individuales y silenciosas. La verdad de cada camino depende del sentido y la entrega con que cada cual siga el suyo. Tal vez no hay uno mejor que otro, pero sin duda todos son dignos del mayor respeto. Y todos, en conjunto, son un mosaico que más allá de su aparente diversidad, tienen en su trasfondo primordial una misma verdad: el deseo de trascendencia por el camino de la paz.

En la Tolerancia se acepta que los otros, tengan el legítimo derecho ser distinto o igual, con sola restricción que lo que motiva estas diferencias este enmarcadas en el sello de la virtud.

La masonería y los masones defendemos que cada cual pueda tener una opción, en todo tema y en todo debate, distinto, con inspiración religiosa, filosófica o científica, etc. o no tenerla. Valora la experiencia de la búsqueda de lo profundo y trascendente. Así como también la espiritualización de todo lo que es rústico o profano, en aras de lograr un mundo mejor y un hombre más humanista y sensible a comprender que la verdad puede presentarse por los caminos más insólitos.
En la construcción de un muro, que simbólicamente representa a la sociedad, todas las piedras o ladrillos tienen su lugar y su importancia, por muy pequeños y débiles o grandes y poderosos que sean.

 

Fraternidad

Entre los postulados de la masonería está la Fraternidad, ya que ella es lazo de adhesión entre los seres humanos, basado en el respeto a la dignidad de la persona humana y en la igualdad de derechos. Entendemos por fraternidad a la unión y buena correspondencia entre hermanos o entre los que se tratan como tales. Es el sentimiento de amor expresado en acciones concretas hacia un semejante, sin dar relevancia a su igualdad ni a su diferencia. Ser fraterno se expresa en obras concretas, no basta con amar o entender, sino que es acción.

 

La fortaleza de la fraternidad con nuestros distintos, es fuerte porque sobrepasa fronteras, culturas, etnias y razas y a la vez es más delicada (que los lazos, por ejemplo, que impone el yugo de la ley) porque estos están basados en el amor y no en la imposición.

 

Los amigos de la fraternidad son el amor, el cariño, la simpatía, la adhesión, el apego, la amistad, la voluntad, el aprecio, la estima, la delicadeza, la piedad, la filantropía, la tolerancia. Sus enemigos son principalmente las ideologías basadas en el odio, que son básicamente las que combatimos. Nada de lo que consideremos como masónico puede ocurrir, si no expresamos virtuosamente la fraternidad. Ella es la piedra basal, la piedra de los auspicios, es el terreno sobre el cual podemos construir todo lo que es posible de hacer en Masonería.

Fraternidad es la amalgama que une a los masones en pro de un mejor mundo.